Periodismo es cotidianidad

3 Feb

El ejercicio más simple para hacer periodismo de calidad y manejar adecuadamente un noticia, a veces está en la vida cotidiana. Con un ejemplo lo puedo explicar.

Recibí un mensaje de texto en mi celular donde me decían que un pariente había fallecido, después de unos minutos llamé para confirmar lo que había leído y pedí detalles de lo ocurrido. ¿Cómo te enteraste? fue una de las preguntas que le hice a la persona que me escribió el mensaje. Un familiar  era su fuente y aseguró que lo había confirmado.

Acudí donde la persona más próxima que consideré tenía que saber “lo ocurrido” y le di la información y en pocos minutos otras cinco personas mas, familiares también, tenían conocimiento de la “noticia”, entre lamentos y muestras de sufrimiento.

En una segunda llamada que hice a mi fuente primaria, tenía otra información: “El familiar no había fallecido, estaba internado en un clínica y su estado de salud era crítico” Mi fuente me dijo entonces que había entendido mal el mensaje, pero para entonces la información equivocada se habia propagado.

Errores que se pueden cometer en el manejo de una información:

1. No confirmar y reconfirmar los hechos. Aunque sea una persona o fuente “confiable” que te lo diga estás en la obligación de buscar otras versiones.

2. La inmediatez no puede reemplazar la veracidad de una información. Hay que tomarse algo de tiempo antes de publicar una noticia.

3. Al hecho debe entenderselo en todo su contexto, eso ayuda a cuestionarse sobre su veracidad.

El buen trato

20 Sep

Todos los seres merecemos ser bien tratados. Parece tan obvio, pero en la práctica esto no se cumple.

Una persona va a una institución pública a solicitar un servicio -y lo implora como un favor-  y no recibe nisiquiera el saludo. O se encuentra con una cara de disgusto.

O cuando se acude a un empresa privada, despés de esperar tanto en la fila o con un turno, te ponen tantas trabas y negativas – si se trata de una solicitud-.

¿Por qué la gente permite tanto atropello? Eso es en realidad: no se exige ser tratado bien.

Esta demostrado que en un grupo de 10 personas que reciben un mal servicio, uno o dos reclaman.

Hay un mezcla de timidez, temor a no obtener lo que busca o simplemente costumbre de ser tratado así.

No es posible. Con respeto y palabras apropiadas hay que exigir excelente atención y buenos servicios. Quedarse callado solo empeora las cosas.

Por qué tengo que ingresar el número de mi móvil?

9 Sep

Hoy mientras intentaba acceder a mi cuenta de Gmail, luego de ingresar mi contraseña, surge de reptente este mensaje: Añade tu número de teléfono móvil a tu cuenta, seguido de Si no incluyes un número de teléfono, podrías perder por completo el acceso a tu cuenta si la piratean o si olvidas la contraseña.

En el link mas información decía que es una manera de restablecer la contraseña en caso de olvido o robo de ésta, entonces me enviarán un mensaje de texto para recuperarla.

Pero eso no me conviene porque también roban los teléfonos celulares, a mí me ha ocurrido tres veces. En Ecuador vivimos momentos difíciles de inseguridad y los celulares son uno de los mayores objetos sustraidos.

Y ahora resulta que no puedo ingresar a revisar mi mail, ni mi blog, si no registro el número de mi celular. Al menos no veo que la página me de una opción para seguir. ¿Qué es esto? ¿Serán las condiciones de servicio que no leí? Buscaré las respuestas.

Manos limpias

3 Mar

Un médico que era entrevistado, ayer, en una radio insistió tanto en lo bueno que es mantener las manos limpias que hizo que me preocupara y que reflexione. Creo que él me trasmitió su preocupación porque repetía muchas veces esta recomendación.

La entrevista tenía como tema principal hablar de las causas de la muerte de los 11 bebés en el Hospital Icaza Bustamante de Guayaquil. El médico no paró de mencionar que una de las formas más comunes y fáciles de adquirir y trasmitir virus, bacterias y parásitos es con las manos.

En esos momentos mi mente recorrió los pasamanos de las escaleras, la manipulación de billetes, los buses, la hora de comer y la infinidad de actividades que requieren de nuestras manos. Recordé la insistencia del abuelo para que sus nietos se laven las manos, bien lavadas, antes de comer.

He visto el hábito de lavarse las manos con frecuencia, en pocas personas. El Ministerio de Salud anuncia una campaña para que el tener las manos limpias sea una realidad.

Una mañana en un centro de salud

11 Feb

El orden es la espera. Es respetar el lugar de quien llegó primero, antes de.

Lidiando con la impaciencia observo, junto a mí, rostros serenos. Sin maquillaje. Telas desgastadas y cabellos sin brillo. Mujeres sin posturas, que no son de apariencias.

La fila o columna estaba llena de ellas, de las guerreras cotidianas. Atentas o quietas, amables o indiferentes; ellas aguardaban por su turno.

Estaba la madre y esposa que madrugó para viajar desde un distante recinto de Atacames y así lograr ser atendida a tiempo. Jamás mostró fatiga o descontento. Estaba también la abuela que cumplió con todos los pasos y exigencias sin protestar.

Así transcurrieron los minutos. El silencio recorría la sala y apenas la miradas se cruzaban entre las desconocidas. A todas nos esperaba un médico o una doctora y quizás todas acallamos las ansias de que llegue ese momento, pronto, para aclarar dudas.

Y al fin frente a la mujer de bata blanca! Joven y atenta. Hace preguntas, confirma datos y los registra. Con palabras sutiles hace recomendaciones. Nada para alarmarse. Sin embargo,  hay que volver y repetir la experiencia de pasar una mañana en un centro de salud percibiendo valentía en los rostros de quienes reflejan el Ecuador profundo.

El discurso

26 Ene

Los últimos aplausos de Gregorio Tello estuvieron seguidos de enojo. El subsecretario de Gobierno fue el primero en abandonar la sala donde minutos antes había recibido un diploma por su desempeño en Autoridad Portuaria de Esmeraldas.

El reconocimiento vino de los gremios de periodistas de Esmeraldas. Otras 22 personas también fueron homenajeadas. Cinco, en total, que ocupan cargos públicos gubernamentales.

La acción de reproche del Subsecretario fue replicada por los partidarios del presidente Rafael Correa que también habían asistido a la ceremonia organizada para celebrar el Día del Periodista Ecuatoriano.

Lo que les molestó fue el discurso del presidente del Colegio de Periodistas, Jhon Marchán Rumbea, según expresaron los funcionarios en entrevista dada a periodistas en las afueras de la Casa de la Cultura, núcleo de Esmeraldas. Rechazaron que después de ser invitados especiales hayan recibido ofensas.

Estas fueron, entre otras las expresiones de Jhon Marchán:

“Hay que mantenerse de pie ante cualquier atentado contra la libertad de expresión, con la firme convicción que esta profesión debe llevársela con ética y sin doblegarse ante nadie”

“El Presidente de la República, al convocar a una consulta popular y crear un Consejo que estará dirigido por la mayoría gobiernistas, quiere lograr una prensa sumisa, que no levante su voz”

“Somos periodistas pluralistas, imparciales, independientes, comprometidos con la causa de Esmeraldas, que no vendemos nuestra conciencia, que investigamos los hechos corruptos, por lo que compañeros periodistas, fortalezcamos nuestros gremios, unidos, trabajando mancomunadamente al servicio de la comunidad”

Con el salón de la Casa de la Cultura holgado, el presidente del gremio de periodistas continuó y al final de su intervención, aplausos fuertes que se extendieron por más de un minuto.

En los exteriores se escuchaban gritos de ¡alerta! ¡alerta!

Precisa luna

21 Ene

Qué precisa la luna. Ayer asomó llena, rebosante de luz. Y se robó todas las atenciones. Creo que también se llevó algunas tensiones.

Amplia. Redonda. Resplandeciente. Imposible ignorarla.

La captaron los sentidos, como para recordarla.

Camino a la ciudad, sobre una vía que no ocasiona ruidos, ni distracciones, fue fascinante observarla y perseguirla.

Escurriéndose entre los manglares, su luz se adentró hasta llegar al río de aguas oscuras. El reflejo de la luna iluminó el lugar. Llovió calma.

Por largo rato olvidé que habrá una consulta popular. Olvidé también a mi país que pide calma. Que sueña.